Cuando pensamos este viaje teníamos claro que Olivia formaría parte de él.

Tener mascota no es un impedimento para poder viajar, al igual que no lo es viajar con niños o viajar a determinada edad o con determinada minusvalía. Esto nos lo demuestran todos los días una gran cantidad de viajeros que se mueven por el mundo y comparten sus experiencias en la red o en sus libros.

A día de hoy existen todas las alternativas para viajar con tu mascota que te puedas imaginar, hay gente viajando de mochilero, en transportes públicos o aviones, o bien autoestop, en bici, y seguramente la opción más común y cómoda para el animal y sus humanos, sea viajar con tu propio vehículo, esta es la opción que nosotros hemos elegido.
Además en Internet hay muchas web que nos ayudan a viajar con nuestros animales, recomendando restaurantes u hoteles que nos permiten su alojamiento, playas o museos en los que perros.

Las webs que más hemos utilizados son:

www.srperro.com
www.viajacontumascota.com
www.petfriendlybooking.com
gudog.com

Para viajar al extranjero, los requisitos básicos que se piden en la Unión Europea y en los países del entorno son:

• Pasaporte para Animales Domésticos, al día en vacunación y desparasitación.
• Identificación mediante microchip.
• Vacuna contra la rabia.

Además de esto, en algunos países nos pueden solicitar un certificado de buena salud y un test de anticuerpos de la Rabia. Todo ello lo debemos gestionar con nuestro veterinario.

Pero sobre los papeleos y vacunaciones hablaremos en otro post más adelante. En éste, nos vamos a centrar en los aspectos que tiene viajar con tu mascota y cómo puede hacer cambiar y enriquecer un viaje. Especialmente nos referiremos a los perros que es con lo que más experiencia tenemos, pero en la mayoría de los casos sería extrapolable a un gato, un hámster o un hurón.

Primero de todo, es un lujo el poder disfrutar de un viaje con un compañero que siempre da el apoyo en el momento más necesario. Los despertares llenos de alegría y la ilusión con que te saludan como si hiciera años que no te veían, ayudan a empezar el día con una onda especial. Ellos deciden cuándo es hora de despertarse y arrancar el día, y es imposible decirles que no.

  • Tu mascota puede ser un reclamo perfecto para interaccionar con gentes de los lugares que visites. No en todos sitios se tienen mascotas, y no en todos los lugares los consideran como lo hacemos aquí en occidente, como uno más de la familia, sin mayor función que dar compañía. Los niños siempre son los que más atraídos se ven por los animales, aunque a veces también los más temerosos. Los animales pueden dar pie a situaciones que pueden convertirse en alguno de los momentos estelares del viaje.
  • Si viajas con tu perro, tendrás el mejor sistema de alarma que puedas imaginar. Activo las 24 horas y no falla, casi, nunca. Alguna noche puede que sea de demasiado seguro, con algún aviso a deshoras, pero habrá que perdonárselo.
  • Generalmente un perro necesita campo y zonas verdes. Esto hace que nos acerquemos más a los parques y zonas verdes de las ciudades. Son espacios que a la hora de hacer turismo no nos atraen tanto de primeras, pero que podemos descubrir rincones fantásticos.
  • Es emocionante ver como en ruta, disfrutan del paisaje y huelen cada pequeño detalle mucho antes de que nosotros nos percatemos. La energía que desprenden al disfrutar de los pequeños detalles, como cuando se zambullen en un río o encuentran un lustroso palo que mordisquear, esa forma contagiosa de divertirse nos hace gozar más los momentos.
  • Viajar con animales también tiene sus responsabilidades. Tendremos que estar atentos a sus movimientos, que no se alejen de nuestra zona de vigilancia, para evitar que puedan molestar a las personas o a la fauna si estamos en una zona protegida. Y por supuesto, habrá que recoger las cacas de nuestros perros en todo momento._DSC7629

Estas son algunas de las razones por las que nosotros decidimos viajar con Olivia.

¿Y tu? ¿Por qué motivos viajas con tu mascota?