Pasados los 100 días de viaje no hemos conseguido ser más fuertes, incluso más sensibles.  Vivimos con el roce de la gente y sus pueblos. Saludamos todos los días a gente nueva y no hay día que nos vamos a la cama sin algo nuevo que contar.  Y después de tres meses necesitábamos parar el cuentakilómetros para asimilar y revivir todo lo aprendido.  Tomar el mismo aire durante unos días, y aquí fuimos a parar al sitio más mágico de toda Grecia: Meteora.  En nuestra ruta estaba, habíamos visto fotos previamente en Internet pero cuando lo vimos con nuestros propios ojos, no podíamos creerlo, es un verdadero logro para la ingeniería de la época.

_DSC2397

Los monasterios parecen caídos sobre los monolitos de piedra

Los monasterios están encaramados en la cumbre de impresionantes masas rocosas grises, talladas por la erosión. Fundados en el siglo XIV con el fin de escapar de los turcos y de los albaneses en la época, alcanzando su máximo apogeo en el siglo XV con un total de 24 monasterios. Muchos de los monasterios fueron bombardeados por las tropas alemanas durante el trascurso de la Segunda Guerra Mundial en persecución de las resistencias griegas que se refugiaban allí y a día de hoy sólo existen 6 monasterios.  Aunque si somos curiosos,  mientras caminamos podremos distinguir las ruinas dónde se ubicaban alguno de los monasterios derruidos.

Hoy en día Meteora es un enclave de paz y armonía y cuesta creer que años atrás fuera un importante centro de resistencia frente a los invasores turcos y germanos. Recomendamos conocer su historia para viajar al pasado y disfrutar más del entorno.

El entorno de los monasterios es impresionante._DSC2534

 

Llegó nuestro día, rodábamos por la llanura de Tesalia hacia el sur camino a Meteora, disfrutando del sol en la cara, del paisaje verde infinito. En dibujo animado, seríamos la furgoneta azul gordita sonriendo con la melena al viento subiendo y bajando las colinas sin esfuerzo, como una auténtica jovenzuela de 34 años al ritmo de la guitarra de L.A.

_DSC2558

A la Chabuela no hay camino o carretera que se le resista.

Nosotros llegamos por la carretera (A3M) que viene de Bítola (Macedonia), pasando por Ptolemaida hacia Trikala (Grecia) hasta llegar a Kastraki.  Para acceder a los monasterios puedes entrar por el pueblo de Kastraki o por Kalambaka, este último es más grande pero en cualquiera de los dos hay multitud de sitios donde dormir y comer bien. Nosotros llegamos por Kastraki y seguimos la carretera buscando un sitio donde dormir. Fuimos a parar cerca de la entrada al Monasterio Agios Nikolaos (39.722,21.6259). No es cómodo para el perro porque está cerca de la carretera pero lo bueno es que desde ahí puedes coger el sendero que conecta con la carretera de los monasterios.

Estábamos tan motivados y llenos de energía que decidimos madrugar y ver el amanecer desde los monasterios. Hicimos bocadillos, cogimos agua y algo de fruta y a caminar. Como os he dicho, cogimos el sendero que hay un poquito más arriba siguiendo por la carretera y en unos 10 minutos apareces en el Monasterio de Varlaam. No sé si es porque es el primero que se ve pero fue uno de los que más nos impactó. Desde la base de la roca sobre la que se asienta se puede ver perfectamente lo impresionante que es la construcción y como ésta ha sido encajada en la cima.

san nikolas

Agios Nikolaos

varlaam (2)

Monasterio de Varlaam.

Es de los monasterios más grandes y tras su estrecha y larga escalinata, se llega a la entrada. Cuando nosotros fuimos estaban arreglando parte del monasterio y había varios andamios en la zona que quitaban algo de encanto al sitio. Era tan temprano que aún no se cobraba la entrada y coincidimos con la misa. Cuando llegábamos ya había empezado y la puerta estaba cerrada pero pudimos sentarnos en la entrada donde hay bancos de madera y a través de los altavoces que retransmiten la misa al exterior, comenzamos a sentir la fuerza de Meteora con la oración de los monjes.

Para dirigirte hacia el Gran Meteoro (o Monasterio de la transfiguración, a 615m de altura) tienes que continuar la carretera y tomar la primera bifurcación hacia la izquierda. Este monasterio es la joya de la corona, es el más grande de todos y cuya visita no puede faltar. Como dice el refrán “A quien madruga Dios le ayuda” y tampoco tuvimos que pagar entrada (3€/persona). La entrada es de las más bonitas, se debe pasar un pequeño túnel y subir una escalinata algo empinada. Como en todos los monasterios nuestra indumentaria deberá ser adecuada para un lugar religioso, en nuestro caso María tuvo que ponerse una de las faldas largas que hay disponibles en la entrada para cubrirse los leggins.

gran meteoro

Monasterio del Gran Meteoro

gran meteoro (2)

A través de pequeños montacargas llevan víveres a los monasterios más inaccesibles.

 

Una vez dentro, en el interior se puede visitar el patio con vistas a los alrededores su impresionante iglesia ortodoxa y diversas estancias que conservan objetos de antaño. La más espectacular es el museo, dedicado a los héroes militares griegos y a grandes representantes de la iglesia ortodoxa.

_DSC3097

La antigua cocina utilizada por los monjes.

gran meteoro (3)

Vista del patio del monasterio.

Para continuar con la visita, deberemos desandar lo andado y continuar la carretera. Esta vez será durante 30-40 minutos, disfrutando de las vistas y pensando una y otra vez cómo fueron capaces de construir tal belleza.  Llegaremos a otra bifurcación, debemos continuar hacia la izquierda, siempre hacia arriba. Antes de que nos demos cuenta veremos un aparcamiento pequeño, que seguramente esté con algún microbús turístico o algún coche. Desde este punto, hay una espectacular vista panorámica y también se puede bajar al siguiente Monasterio de Roussanou. Este monasterio es pequeño y se accede por un sendero en bajada durante 10 minutos hasta un pequeño puente de madera. En sus inicios era un monasterio sólo para hombres, pero a día de hoy es el único monasterio donde vive exclusivamente una comunidad de monjas.

rouseau (8)

El paseo por los monasterios es espectacular.

rouseau (6)

Monasterio de Roussanou

Volvemos a la carretera y tras otros 40 minutos  siguiendo la carretera principal veremos una bifurcación y deberemos coger a la derecha. Por el contrario acabaremos en el pueblo de Kalambaka. Desde este punto veremos el Monasterio de Agia Trias  sobre uno de los varios pináculos infinitos de meteora, sin conexión aparente de acceso y la pregunta que te rondará hasta llegar a él será ¿Cómo y por dónde vamos a subir hasta allí? Y poco a poco empiezas a distinguir más de cerca una escalinata infinita que a priori parece bastante fuerte y al final también. Tómatelo con calma porque merece mucho la pena subir. El precio de la entrada, como todos, son 3€/persona. Aquí habita hoy en día una comunidad de monjes y es famoso por ser el monasterio donde escaló Roger Moore como James Bond en la película “For your eyes only” (Sólo para tu ojos).

agios trias

Monasterio de Agios Trias, se alza sobre el pueblo de Kalampaca.

Nosotros hicimos un  “break” para comer algo y descansar un poco en las rocas grandes que hay justo al salir de este monasterio. Con el estómago lleno continuamos hacia el último Monasterio de Agios Stefanos. Éste es el que está en mejores condiciones de todos los monasterios, nosotros no entramos pues preferimos comprar un helado para combatir el calor y disfrutar de las vistas. Coincidimos con varios autobuses y en cuestión de segundos estaba toda la entrada repleta de turistas.

Monasterio de Agios Steffanos

Monasterio de Agios Steffanos

Ahora tocaba desandar todo lo andado hasta la furgoneta, pero en vez de hacer exactamente el mismo camino cogimos el desvío que hay tras el monasterio de Roussanou hacia Kastraki.

Es sin duda uno de los mejores lugares por donde hemos pasado hasta ahora, por su belleza y por la sensación que se te queda en el cuerpo. Durante toda la ruta tienes de fondo algún monasterio y la postal del paisaje de Meteora que nunca se te olvidará. No hay mejor manera para conocer este lugar que caminándolo, hay multitud de empresas que te llevan en microbús de un monasterio a otro, pero nuestro consejo es que si puedes y tienes tiempo: lo conozcas a pie.

Si quieres ver más fotos visita nuestra página de flikr pinchando aquí.

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

METEORA

_DSC2538