Italia entera es como un museo al aire libre, pero si hay una región que destaca por sus ciudades monumentales es Toscana y por encima de otras ciudades toscanas como Siena, Pisa o Lucca, la ciudad abanderada de la región es Florencia.
Nosotros llegamos a Florencia cuando llevábamos unas tres semanas de viaje y serían unos días de reencuentros con la familia, ya que nos visitaron los padres de María y además nos encontramos con Isa, una amiga que lleva unos meses viviendo en esta región.
Lo primero era encontrar un lugar donde estacionar la furgo para estos días y que no estuviera demasiado lejos del centro. Como otras veces miramos en la web de www.furgovw.org, en los furgoperfectos que la gente ya ha probado y donde se puede estacionar sin problema. En esta ocasión tuvimos que improvisar, porque el lugar que teníamos pensado ha sido convertido a pago por horas, por lo que no nos iba a servir. Finalmente encontramos cerca del Piazzale Michelangelo, un estacionamiento perfecto, junto a Via dell’Erta Canina, que nos dejaba a las puertas de Florencia en apenas 10 minutos de caminata.
Una visita a Florencia puede llevar muchos días si de verdad queremos profundizar en esta ciudad, cuna del renacimiento y que rebosa cultura por todos sus rincones, museos, palacios y calles. Pero nosotros proponemos una ruta para conocer los lugares más interesantes de la ciudad en dos días y disfrutar andando por ella.

Una visita a Florencia debe comenzar en su plaza más emblemática; la Piazza del Duomo, centro religioso de la ciudad donde se puede disfrutar de la catedral, Santa Maria Del Fiore, una obra maestra del renacimiento. Coronada por la grandiosa cúpula, obra de Filippo Brunelleschi con casi 100 metros de altura y decorada en su interior con frescos que representan el juicio final. Si tienes tiempo se puede subir a la cúpula y disfrutar de los frescos de la cúpula desde un punto de vista privilegiado, además de ser una de las vistas más espectaculares de la ciudad.

IMG_6572 _DSC9597 _DSC9608

A demás, en la plaza de Duomo podemos ver el baptisterio y el campanile de Giotto donde también es posible subir y disfrutar de las vistas de la ciudad rodeada por las colinas. Ambas visitas bien merecen la pena y se puede entrar con una entrada combinada que incluye la cúpula de la catedral, el Campanile, el batisterio, el Museo de la Ópera del Duomo y la cripta por 15€.
Después de la Piazza del Duomo, vamos dirección a la Iglesia de San Lorenzo, la más antigua de Florencia, de allí a la plaza del mercado central, un muy buen sitio para comer y saborear algunos de los platos más famosos de la cocina toscana con ricos productos frescos. El mercado está dividido en dos pisos, el piso de abajo es el mercado en sí y el de arriba está lleno de puestos de comida, donde podemos degustar exquisiteces de la región. Se pueden comprar los platos de los puestos que más te apetezcan y los puedes consumir en las mesas que hay entorno a los puestos. Desde las clásicas pizzas, a varios puestos con pasta fresca, platos con trufas, puestos de quesos, mozzarela y fiambres de la región, y acompañado con una buena birra Moretti o mejor aún con un buen vino toscano, dejándote recomendar por la enoteca del mercado. La comida es exquisita y además los precios no son demasiado caros.
Una vez que el estómago está saciado, podemos seguir alimentando el alma con las bellezas que nos regala Florencia. Seguimos callejeando y llegamos a la Galería de la Academia. Es el segundo museo más visitado de Florencia después de la Galería Uffizi. Si por algo es famosa la Academia es por tener en su interior la obra maestra de Miguel Ángel: el David, una escultura de mármol blanco de 5,17 metros de altura que representa a David antes de enfrentarse con Goliat, realizada entre 1501 y 1504. La Galería de la Academia cuenta con otras salas donde se exhiben más esculturas así como una gran colección de pinturas religiosas. La entrada son 8€ y hay que intentar ir en horas centrales del día por que las colas suelen ser enormes.
Seguimos callejeando por la ciudad y atravesando la plaza del duomo por la via dei Calzaiuoli, llena de tiendas, que nos llevará hasta la Piazza della Signoria, sede del poder civil y de la vida social de la ciudad desde hace siglos. El edificio principal que vemos en la plaza es el Palazzo Vechio, del siglo XIV y coronado por la Torre de Arnolfo. Durante siglos fue la sede del gobierno de la ciudad y el principal organismo de la República de Florencia, actualmente alberga las oficinas del Ayuntamiento.
Junto al Palazzo Vecchio tenemos la Logia de la Señoría, un museo al aire libre donde disfrutaremos de obras maestras de la escultura como, Perseo con la cabeza de medusa, el Rapto de las Sabinas o el Centauro. Además de las estatuas de la Logia, la plaza de la Señoría está repleta de otras esculturas magistrales destacando la fuente de Neptuno y si no ha sido posible visitar la galería de la Academia, hay una réplica del David de Miguel Ángel en la ubicación original.

Florencia (101)070216Florencia (93)070216Florencia (81)070216

A la derecha del Palazzo Vecchio, nos encontramos con la Galería Uffizi (entrada 8€), una de las colecciones de pintura más rica y famosas del mundo. En ella encontraremos la parte más importante en la referente al renacimiento italiano, con obras de genios como Botticelli, Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Rafael o Tiziano. Las colas al igual que en la Academia son interminables, por lo que lo mejor reservar con antelación, ir temprano o contratar una visita guiada.

Si seguimos andando nos encontraremos con el pintoresco Ponte Vecchio, lleno de tiendas de joyas, era antiguamente el puente de los peleteros. Una vez hemos disfrutado del encanto del puente sobre el río Arno, podemos cruzar a la otra orilla de río y en esta parte de la ciudad visitar muchas de las otras atracciones que hay en este lado. Visitar el Palazzo Pitti, caminar por los jardines de Boboli o tomar un cappuccino en la Piazza Santo Spirito. Nosotros recomendamos subir a la colina que domina la ciudad desde este margen del río.

_DSC9622
Se puede subir andando, aunque recomendamos coger un autobús para llegar a lo más alto y bajar andando que es mucho más agradable (bus línea 13, 1.20€ el billete ida/vuelta 90min). Allí encontramos una de las iglesias más misteriosas de Florencia, San Miniato al Monte que se alza con unas vistas espectaculares de toda la ciudad, rodeada por un cementerio de ciudadanos célebres de Florencia, tiene una arquitectura singular, fachada románica, con techos de madera y una bella cripta.

Florencia (65)060216Florencia (64)060216

Desde San Miniato, podemos terminar la jornada andando unos cientos de metros hasta el Piazzale Michelangelo, donde las vistas sobre el río Arno y la silueta del Duomo sobre el resto de la ciudad hace de este panorama de postal un momento inolvidable con el que terminar la visita.
Florencia siempre da una nueva y sorprendente cara a cada visita. Para nosotros lo mejor de esta vez ha sido la compañía y los reencuentros con la familia.

IMG_6539

Más fotos aquí.

Florencia

Florencia

Florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia

florencia