Uno de los países balcánicos que más cosas tiene para aportar a sus visitantes es Croacia. Un país relativamente pequeño en superficie, pero repleto de historia, de ciudades monumentales, de islas salvajes, playas paradisíacas, pequeñas calas perdidas y una naturaleza exuberante que te asalta mientras avanzas por el país.
De todos estos atractivos, lo que más nos ha cautivado ha sido la naturaleza, las cascadas, los bosques, los lagos, las montañas y la costa de este país. Sobre todo en los parques naturales, es donde más se puede disfrutar de la naturaleza en estado puro, ya que están muy buen conservados y repletos de senderos para explorar la exuberante naturaleza croata.
Cuando en 1991 Yugoslavia se desmoronó, ocho de sus mejores parques nacionales pasaron a formar parte de Croacia. Tres de estos parques están formados por islas, Mljet, Kornati y Brijuni. En el continente tenemos Plitvice, Paklenica, Krka, Risnajk y Velebit. En nuestro viaje nos hemos centrado en tres de estos últimos, las islas las dejaremos para otra ocasión.
Los parques nacionales de Croacia están muy bien señalizados, tanto los accesos y zonas de aparcamiento, como las distintas rutas de senderismo. Todo este estado de conservación viene ayudado por el Estado y por los propios visitantes, que hacen su pequeña aportación con el ticket de entrada al parque. Los precios de las entradas varían según la temporada en la que nos encontremos, incrementando los precios en verano. La entrada da derecho en función del parque a servicios como transporte en autobús o en barco dentro del parque para movernos a los distintos puntos de interés. Los perros pueden pasar, pero normalmente exigen que vayan atados.

PARQUE NACIONAL DE KRKA

El Parque Nacional de Krka se encuentra en la región de Sibenik-Knin, debe su nombre al río que atraviesa dicha región. Durante milenos, el río ha horadado las montañas de caliza, creando un profundo cañón, transportando el carbonato cálcico, con el que se crean las impresionantes cascadas de travertino. Durante unos 800 metros se van sucediendo diferentes cascadas pasando por distintos niveles hasta completar una caída de 46 metros de altura en la cascada de Skradinski Buk, la más grande del parque y la más visitada.
Hay varias entradas para acceder al parque, nosotros lo hicimos por la entrada sur en Lozovac, la más cercana a la cascada principal. Hay un gran parking antes de la oficina de información, donde también hay algún bar y cafetería. Allí hicimos noche, el aparcamiento es gratuito y el espacio es muy amplio y está rodeado de campo.
El precio de la entrada al parque cuesta desde los 40 kunas (unos 5 €) de noviembre a marzo hasta 150 kunas (20€) en julio y agosto. Hay un servicio de autobús que te lleva al comienzo del sendero y la entrada también incluye un par de trayectos en barco por los lagos del parque. Estos servicios sólo están disponibles de abril a noviembre, así que nosotros fuimos en nuestra furgo hasta el sendero y los lagos los vimos desde la orilla.

La bajada en coche desde la entrada ya es impresionante, rodando por una serpenteante carretera de unos tres kilómetros, con vistas a lagos, rodeado de escarpadas montañas cubiertas de frondosos bosques. Al final de la carretera encontramos un parking donde aparcarmos la furgo y allí mismo empezamos el sendero.

  IMG_7124

La cascada de Skradrin la podemos recorrer por una plataforma de madera que discurre entre las distintas caídas de agua y rodea la gran cascada. La sensación de estar rodeados por una descomunal cantidad de agua que fluye bajo nuestros pies es increíble. La vegetación es espesa y enormes árboles salen de las aguas entre los remolinos de agua y hacen un entorno aún más salvaje. Este sendero se puede realizar en una hora más o menos y apenas tiene dificultad. Además cuando el tiempo acompaña, está permitido el baño en el lago que hay más abajo de las cascadas.

_DSC1627IMG_7134
El parque nacional de Krka tiene también un importante valor etnográfico, por todo el parque podemos ver distintos molinos de agua, testigos de la actividad en la zona. En éstos podemos ver cómo se trabajaba con el trigo, la lana o cómo funcionaba una herrería, todo movido por la fuerza del agua.
Además,  se puede visitar a lo largo del parque varios puntos de interés cultural, como son el pequeño islote de Visovac y contemplar su  hermoso monasterio de Samostan Visovac. Podremos acceder a él cuando los barcos del parque estén activos y visitar el monasterio franciscano que allí se encuentra. Otro punto interesante es el monasterio ortodoxo del Krka, al que también se puede acceder por medio de una de las excursiones en barco que ofrece el parque o por carretera.

Si aún no te hemos convencido mira este video y si quieres ver más fotos pincha aquí:

 

PARQUE NACIONAL DE PAKLENICA

Alzándose sobre las aguas del Adriático se encuentra la cordillera de los montes Velebit, sistema montañoso que alberga el Parque Nacional de Paklenica. Junto al pueblo de Starigrad, no muy lejos de Zadar; Paklenica es un paraíso para el senderismo y todo aquel que disfrute de buenas caminatas por la montaña, pero sobre todo es una visita obligada para todo aquel que le guste la escalada deportiva. Con más de 360 vías es uno de los centros de escalada más importantes del sur de Europa.
Como a nosotros lo que nos gusta es andar, nos decidimos a realizar alguna de las rutas que hay en el área del parque. Las rutas principales pasan por dos grandes desfiladeros que son la mayor atracción del parque, Velika Paklenica (Gran Paklenica) y Mala Paklenica (Pequeña Paklenica), que parece como si de un hachazo hubieran abierto la montaña en dos. Estrechos desfiladeros, con unos cortados de hasta 400 metros de alto van subiendo y acercándose a las altas cumbres de hasta 1700 m.

_DSC1218 _DSC1310 La entrada al parque cuesta 40 kunas (5 €) de octubre a abril y 50 kunas (6,6 €) de mayo a septiembre. Hay dos puntos de acceso al parque, uno a la entrada de Velika y otro en Mala Paklenica, aunque este sólo abre de mayo a octubre. Hay numerosas rutas y varios refugios en la parte alta del parque a los que se puede acceder en el día y mediante reserva en las oficinas del parque y desde allí explorar las cimas más altas del parque.

Nosotros nos decidimos por hacer_DSC1239 la ruta de Velika Paklenica, nos quedamos con ganas de hacer una ruta que unía los dos desfiladeros, entre 8-10 horas, pero no fue posible. Nuestra ruta fue lineal y fueron unas 4 horas desde la entrada del parque hasta el refugio de Planinarski Dom Paklenica. El sendero discurre junto a un pequeño río de aguas cristalinas y heladas, que Olivia disfrutó en más de una ocasión. Rodeados de bosque de robles y hayas y con la constante presencia de la paredes kársticas de las montañas que nos rodean en todo momento. El sendero está muy bien acondicionado y la subida es exigente a veces, pero el panorama que nos rodea durante la caminata merece la pena.

Si aún no te hemos convencido mira este video y si quieres ver más fotos pincha aquí:

 

PARQUE NACIONAL DE LOS LAGOS DE PLITVICE

A mitad de camino entre de Zagreb y Zadar se encuentra el que sin duda es nuestro parque natural favorito de Croacia, el Parque Nacional de los Lagos de Plitvice. Este parque es una maravillosa mezcla de lagos de color turquesa, conectados por una serie de espectaculares cascadas y todo ello rodeado por inspiradores bosque de hayas. Desde 1979 es Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco y es sin duda uno de los mayores reclamos turísticos de Croacia.
El parque se compone de 16 lagos divididos en una sección superior y otra inferior. Los lagos superiores están situados en un valle de dolomitas y rodeados de espesos bosques, mientras que los inferiores son menores y menos profundos. Los lagos están separados mediante barreras de dolomitas, que se expanden con los musgos y algas que absorben carbonato cálcico del agua de los ríos. Las plantas crecen unas encima de otras formando barreras de travertino y creando las cascadas.

Plitvice (285)170216 Plitvice (195)170216-2El parque tiene dos entradas principales, pero en invierno solo la entrada 1 se encuentra abierta. La entrada de un día nos costó 55 kunas (7.2€), precio que se mantiene de noviembre a marzo. En julio y agosto el precio es 180 kunas (23€) y el resto del año 110 kunas (14.6€). Dentro del parque hay varias líneas de autobús y de barcos, que te van desplazando por el parque, ya que el recorrido es bastante largo. Nosotros fuimos en febrero y nos dijeron que la parte de los lagos superiores no había servicio de autobús y que no se podía ir. Luego descubrimos que estaba abierta y que al no tener servicio del parque abierto no recomendaban a la gente ir. Pero allá que fuimos y fue una gozada poder disfrutar del espectáculo de cascadas y bosques sin apenas nadie más en todo el recorrido.

Nosotros dedicamos varios días al parque y es que pasear por los senderos y las plataformas de madera que pasan entre las cascadas es algo adictivo. Los bosques de hayas que rodean los senderos, también albergan una fauna muy interesante, donde destacan el oso, el lobo y el lince, aunque lo más probable, si tenemos suerte es que nos tengamos que contentar con ver algún zorro o algún conejo. Lo que si pudimos disfrutar fue de una gran y variada avifauna.

_DSC1013Plitvice (55)190216Además del interés ambiental, Plitvice tiene un interés histórico de mal recuerdo, ya que fue aquí donde se considera que murió la primera víctima de la guerra civil de principio de los 90, cuando los rebeldes serbios mataron a un guarda y ocuparon las instalaciones del parque en marzo de 1991. La zona permaneció bajo el control serbio hasta 1995, que volvió a manos croatas.

_DSC1079_DSC0955

Si aún no te hemos convencido mira este video y si quieres ver más fotos pincha aquí:

Estos han sido los tres grandes parques que hemos tenido la oportunidad de visitar en nuestro paso por Croacia, una pequeña muestra de los enclaves naturales que este país tiene que ofrecer.
Nosotros hemos realizado nuestro viaje en invierno, esta época del año tiene sus pros y sus contras: los puntos positivos es que hemos encontrado muy pocos turistas y salvo en Plitvice, hemos disfrutado del entorno prácticamente solos, además los precios de las entradas en invierno son más baratos. Por contra, hemos tenido unas condiciones climáticas algo pasadas por agua y esto puede hacer más incómoda la visita. También, si lo visitas en días con lluvia, puede que algunos de los servicios de los parques no estén activos en esta época del año.

Lluvia, barcos o autobuses fuera de servicio son detalles irrelevantes antes tal descomunal belleza. No dejes que la lluvia te impida visitarlo, ya sólo planteate qué prefieres: ¿Calor caminando en fila india rodeado de turistas por sus pasarelas o abrigado danzando a tus anchas por las cascadas?